Arriba
Premio Nobel de Medicina 2017

Cuando el ritmo circadiano ganó un Nobel

138

Aunque pareciera que siempre ha sido de dominio común el conocimiento de que las plantas y, los seres vivos en general, necesitamos luz para vivir, fue hasta 2017 con el Premio Nobel de Medicina que este tema tomó importancia en ámbitos alejados de la ciencia y se convirtió en un boom.

Tres científicos norteamericanos fueron galardonados en el reconocido premio por sus descubrimientos sobre los organismos biológicos microscópicos que regulan el ritmo circadiano.

 

Michael Rosbash - Nobel de Medicina 2017

Michael Rosbash

Es pionero en la cronobiología molecular que ha dedicado su carrera a comprender los organismos moleculares que regulan los ritmos y comportamientos de los seres vivos durante el día, principalmente en función a los ciclos de luz y oscuridad.

En 2007, Rosbash realizó una investigación titulada La red circadiana de Drosophila es un temporizador estacional, que fue publicada en la prestigiosa revista científica Cell. En este estudio, Rosbash junto a otros cinco investigadores, logró identificar que la comunicación entre las neuronas reloj, subyace al ajuste temporal de la actividad corporal a lo largo del día y, muy especialmente, a lo largo de las estaciones del año.

 

Jeffrey Hall - Nobel de Medicina 2017

Jeffrey Hall

También genetista y cronobiólogo, es profesor de biología en la Universidad de Brandeis y actualmente reside en Cambridge. Utilizando como objeto de estudio las moscas de fruta, Hall pudo descubrir cuáles son los mecanismos esenciales de los relojes biológicos y con esta investigación también hizo importantes aportaciones sobre los fundamentos de la diferenciación sexual en el sistema nervioso.

Junto a Rosbash y Young, logró explicar cómo las plantas, animales y humanos han adaptado su ritmo biológico para sincronizarlo con las rotaciones de la Tierra, es decir, con los ciclos estacionales y de luz.

 

Michael Young - Nobel de Medicina 2017Michael W. Young

Por más de tres décadas se ha dedicado a estudiar los ciclos de sueño y vigilia en las moscas de fruta. En su laboratorio en la Universidad de Rockefeller logró hacer importantes descubrimientos para el campo de la cronobiología al identificar el gen asociado con la regulación del reloj biológico de acorde con los ritmos circadianos. Este gen que llamó, gen del periodo, es el responsable de que las moscas tengan ciclos regulares de sueño, muy parecido a los humanos.

Por otra parte, el equipo de Young también descubrió las proteínas necesarias para que el ritmo circadiano se efectúe de manera regular.

Los estudios y descubrimientos de estos tres científicos abrieron todo un nuevo campo de investigación para la comunidad científica, que además ha tenido eco en otras áreas como en el diseño y desarrollo de nuevas tecnologías, en la arquitectura, interiorismo y el diseño de iluminación.

Además, los ganadores del Nobel de Medicina 2017, acuñaron el término jet lag social, que ocurre cuando una persona modifica sus horarios de sueño, incluso por unas horas. Gracias a ellos, hoy sabemos que no toda la culpa la tiene la edad cuando no logramos recuperarnos de una noche de fiesta; al romper con el ciclo habitual de sueño, las neuronas y genes encargados de regular el reloj biológico, se descompensan y se vuelven un poquito locos cuando los forzamos a trabajar fuera de tiempo.

 

Acerca del autor /

Lightroom es una plataforma digital enfocada en la difusión y promoción la cultura de la luz y la actualidad del mundo de la iluminación.

Deja tu comentario