Arriba
Punto De Inflamabilidad

Punto de inflamabilidad: Analogía entre sustentabilidad y valor estético en la iluminación

1.27k

Para responder a los principios de sustentabilidad energética debemos cuestionar nuestros hábitos de consumo como diseñadores de iluminación.

“El punto de inflamabilidad (flash point en inglés) es el conjunto de condiciones de entorno en que una sustancia inflamable, está en condiciones de iniciar una combustión si se le aplica una fuente de calor a suficiente temperatura, llegando al punto de ignición. Una vez retirada la fuente de calor externa pueden ocurrir dos cosas: que se mantenga la combustión iniciada, o que se apague el fuego por sí solo.” Wikipedia

En una analogía con la definición anterior, el valor estético que le damos a los espacios en que habitamos, actúa como una fuente de calor que produce un fenómeno visual; es una mezcla entre aquellos valores de la imaginación que enaltecen los de la realidad. En ese sentido, un proyecto de iluminación es un juego de intercambios entre estos dos factores: la imaginación, como capacidad de representar mentalmente sucesos y fenómenos a través de nuestros sentidos; y la realidad, como aquello que se nos presenta a través de la luz.  

Dentro de este juego de ideas, ese valor agregado que la iluminación le da a nuestros espacios es el punto de inflamabilidad, es decir, las condiciones de cambio del estado actual de un elemento, en este caso, un espacio.

Por su parte, la sustentabilidad energética representa la complejidad entre los factores de seguridad de los recursos y producción, el balance de los precios y la mitigación del impacto en el consumo de energía.

Para responder a ese principio de sustentabilidad, es imprescindible que el valor agregado le damos a nuestros espacios se produzca de los procesos de imaginación y realidad. Los proyectos de iluminación deben tomar en cuenta aquellos procesos que trascienden a los conceptos técnicos para generar soluciones de producción y consumo energético. Un diseñador de iluminación debe ser capaz de vincular conceptos de iluminación, con el funcionamiento de los mismos dentro de un ciclo sustentable a largo plazo. Siempre tomando en cuenta que “… una vez retirada la fuente de calor externa pueden ocurrir dos cosas: que se mantenga la combustión iniciada, o que se apague el fuego por sí solo.”

Proponerle a un cliente una solución en un proyecto de iluminación, va más allá de la especificación de una fuente de luz y su uso. Podemos intentar realizar una pedagogía de la iluminación en su espacio. Este tipo de solución conlleva un trabajo más complejo, no solo por la adaptación de las condiciones del espacio para realizar el proyecto de iluminación, sino además será necesario romper prejuicios de los distintos tipos de tecnologías. Posiblemente será necesario regresar a lo básico y apoyarnos en las fuentes de luz y energía naturales.

Para responder a los principios de sustentabilidad energética debemos cuestionar a los sistemas de producción de los productos que consumimos y, ¿por qué no? También nuestros hábitos de consumo como diseñadores de iluminación.

 

Acerca del autor /

Diseñador arquitectónico y especialista en iluminación. Mi fascinación por el mundo de la iluminación y la Arquitectura comenzó con la interacción en un espacio social en el que la percepción visual se utilizó como un vínculo entre las tecnologías y las sensaciones.

Deja tu comentario