fbpx
Nanda Vigo, Light Project.

Nanda Vigo, Signora della Luce

114

El trabajo de las artistas está ahí, hay una impresionante producción encabezada por mujeres esperando a recibir la misma atención que recibirían si su autor fuera un hombre blanco y heterosexual. No me cabe en la cabeza que alguien diga que «hacen falta más mujeres artistas» cuando la realidad es que hacen falta personas que se interesen y visibilicen las historias de las mujeres.

 

Nanda Vigo es una de esas artistas trascendentales y adelantadas a su tiempo, su obra resulta vital para entender el arte lumínico en el mundo. 

 

He reunido aquí cinco razones para entender, redimensionar y valorar en su justa dimensión la obra de la Señora de la Luz.

Influencias y vínculos

Desde una edad temprana, Vigo se vio expuesta a la pintura metafísica y a la arquitectura racionalista del régimen fascista italiano. Tras estudiar en Lausana y San Francisco, con tan solo 23 años, abrió su propio estudio en Milán en 1959. Durante su carrera fue cercana a artistas como Enrico Castellani, Lucio Fontana, Piero Manzoni, Ettore Sottsass y Giò Ponti.

Exploración luz-espacio

Su trabajo tiene diferentes formatos y escalas que discurren entre el arte, el diseño y la arquitectura. Sin embargo, todos comparten un profundo entendimiento de la relación entre la luz y el espacio. Una exploración que podemos rastrear desde el modulador de László Moholy Nagy en 1930 y que ha sido común a muchos artistas como Mary Corse y James Turrel que consolidaron el movimiento Light and Space a finales de los sesenta en Estados Unidos.

Circulación de su obra

La producción de Vigo le permitió ser parte de más de 400 exposiciones grupales e individuales. Su obra también forma parte de colecciones privadas y públicas en instituciones como el Museo de la Trienal de Milán y el Museo Guggenheim. Este protagonismo en el circuito del arte es un mérito que no debe minimizarse pues su carrera transcurrió en un medio y un tiempo dominados por hombres. 

Pionera retro-futurista

La exploración estética y técnica de Nanda Vigo dio un carácter emblemático a su obra. Sus piezas y espacios crearon una visualidad futurista que incorporó las nuevas tecnologías y los procedimientos artesanales disponibles en la época. En 1968 diseñó el luminario de interior Golden Gate para Arredoluce, uno de los primeros en utilizar fuentes halógenas.

 

Nanda Vigo, fotografías y diagrama del luminario Golden Gate.

Imagen de Collage Classics.

 

Vigencia y actualidad

La reflexión filosófica detrás de Cronotopo, una de sus series más reconocidas, conecta con la creciente preocupación sobre la cronodisrupción y el ciclo circadiano. Por otra parte, sus exploraciones con luces de colores, previas al estado sólido, resultan naturales en nuestro tiempo pese a que fueron elaboradas hace más de medio siglo. 

 

En medio del debate circadiano producido por la tecnología LED, las primeras obras de Vigo gozan de una vigencia incuestionable.

 

Nanda Vigo, fotografía de la exhibición en la galería Sperone Westwater, Nueva York, 2016.

Exhibición Nanda Vigo en la galería Sperone Westwater, Nueva York, 2016.

 

Nanda Vigo, cronotopo

Fotografía de artnet.com

 

Sirva esta breve nota como homenaje póstumo a la legendaria diseñadora y artista Nanda Vigo, cuyo trabajo es un referente y fuente de inspiración en el arte lumínico de nuestros tiempos. 

 

*Fotografía de portada: artsy.net.
Sobre el autor /

Podría pasar el día corrigiendo textos y leyendo blogs. Como académico estoy interesado en tres campos de estudio: la docencia de disciplinas creativas, el arte lumínico y la historia de los objetos. Dedico mi tiempo libre a la jardinería y a cocinar en casa. Tengo una extraña habilidad para saber la hora del día sin mirar el reloj.

Deja un comentario