Arriba
Deportes e iluminación - Estadio

Deportes e iluminación, una combinación apasionante

77

Los deportes pueden llegar a ser tan apasionantes, entre muchas cosas, gracias a la buena iluminación en los estadios.

Cada vez que nos sentamos a disfrutar de un partido de fútbol, de una pelea de box, de una Serie Mundial o del Super Bowl, podemos apreciar el movimiento de los jugadores al grado de, incluso, poder ver la sudoración de sus cuerpos o hasta la forma en que un balón toma una curva —o chanfle— para posteriormente meterse en la portería.

Podemos ver cómo el guante de un boxeador desfigura la mandíbula del contrincante o cómo un aficionado le roba un home run a un jugador de las ligas mayores. Pero además, todo esto lo podemos ver en cámara lenta, en tomas hechas con cámaras de muy alta definición que pueden enfocar una abeja en una portería.

Sin embargo, la ciencia detrás de disfrutar un partido nocturno o en un lugar cerrado, no depende 100% de las cámaras y los aparatos digitales que utilizan las televisoras. En gran medida, cuando gritas un gol en un partido nocturno es gracias a que hay un sistema de iluminación capaz de hacer vibrar a miles de aficionados, no solo en el estadio, sino en la comodidad de una casa o un bar, permitiendo que se pueda apreciar una imagen nítida y clara.

Como en todo sistema de iluminación, en los deportes, los usuarios también son el objetivo. En este caso específico se trata de los jugadores y árbitros, ya que se debe de tener una buena visibilidad en el terreno de juego.

La IES clasifica la iluminación deportiva de acuerdo al nivel de competición, pero también de acuerdo con la cantidad de espectadores que hay en las gradas:

 

Iluminación deportiva - Clasificación por tipo de instalaciones

 

Esto quiere decir, por ejemplo, que puede haber universidades donde se necesite el mayor nivel de luz (1 250 lx), siempre y cuando tengan tribunas para más de 5 000 espectadores, pero puede haber otra universidad en la que se necesiten 800 lx, debido a que sus tribunas son para menos de 5 000 espectadores. Por otro lado, habrá un campo de entrenamiento donde haya algunas gradas y el nivel de luz será de 500 lx, pero también habrá campos de entrenamiento que no tengan tribunas ni gradas y el nivel de luz será de 300 lx.

Una vez que seleccionamos el valor de luz que deseamos y, si queremos ofrecer una propuesta profesional que convenza a los usuarios, podemos aplicar las normas de referencia donde ya nos indican, por ejemplo, de forma detallada la posición de los luminarios para no deslumbrar a los jugadores. Hay casos muy específicos, como en las canchas de tenis, donde se necesita un valor lumínico en el área de saque y otro en la red. Cabe destacar que organismos como la FIFA, el COI o la FIA, tienen además sus propias normas y directrices, ya que una cancha mundialista debe tener al menos 5 000 lx para que se pueda transmitir un partido nocturno en alta definición.

Como siempre lo decimos y lo reiteramos, la asesoría de un profesional es indispensable para cualquier aplicación de iluminación y en este caso debemos buscar a un especialista en iluminación deportiva, porque evidentemente hay muchos factores que intervienen en el diseño del alumbrado de una cancha, por muy pequeña que parezca. Además, con los sistemas actuales de LED, podemos tener un sistema que cumpla los requisitos normativos y de diseño, pero con un ahorro de energía de más del 50%.

Ahora ya sabes que un deporte puede ser tan apasionante porque, sin lugar a dudas, estás viendo un estadio bien iluminado, con una transmisión que te permite apreciar cada movimiento de los atletas para lograr un objetivo: anotar un gol, una carrera, un touchdown, llegar a la meta primero o dar un saque as.

Acerca del autor /

Aficionado de los deportes. Ingeniero de profesión, la luz mi pasión. Como ingeniero defino la luz como una radiación electromagnética. Como especialista la defino como aquello capaz de llevar tus sentimientos al extremo, desde una alegría absoluta, hasta una nostalgia profunda.

Deja tu comentario