Arriba
El Elogio de la Sombra

El Elogio de la Sombra

1.82k

La vida es concebida en una eterna dualidad, los pares de opuestos coexisten y se entrelazan en una armonía total y completa. Así también, interactúan la luz y la sombra.

Los principios bajo los que hemos sido criados en Occidente enaltecen la luz como sinónimo de pureza, de la gracia divina y la rectitud solo por mencionar algunos — y con estos conceptos, también hemos definido nuestra visión de lo bello. Sin embargo, en Oriente la concepción de belleza no excluye a los opuestos, por el contrario, valora los detalles de cada situación y escenario sin importar lo distintos que sean, justo como pasa con la luz y la sombra.

En El elogio de la sombra, escrito en 1933, Tanizaki aborda la visión y el uso de la luz en la cultura japonesa en yuxtaposición con los principios de iluminación occidental; nos habla de cómo en Oriente se valora la oscuridad, lo imperfecto, lo asimétrico y el desgaste, construyendo una estética que contrasta con las ideas occidentales que alaban lo aséptico, lo brillante, lo armonioso y nuevo.

A continuación recordamos algunos fragmentos de esta obra de Tanizaki que nos invita a ver la oscuridad, la sombra y, por consecuencia la luz, desde otra perspectiva que expresa, más que una preferencia estética, un ejercicio de admiración hacia una forma de construir y de aproximarse al mundo que a pesar del paso del tiempo y los avances tecnológicos no debería perder vigencia.

  • “Si en la casa japonesa el alero del tejado sobresale tanto es debido al clima, a los materiales de construcción y a diferentes factores, sin duda. A falta, por ejemplo de ladrillos, cristal y cemento para proteger las paredes contra las ráfagas laterales de lluvia, ha habido que proyectar el tejado hacia delante de manera que el japonés, que también hubiera preferido una vivienda clara a una vivienda oscura, se ha visto obligado a hacer de la necesidad virtud.”
“Pero eso que generalmente se llama bello no es más que una sublimación de las realidades de la vida y así fue como nuestros antepasados, obligados a residir, lo quisieran o no, en viviendas oscuras, descubrieron un día lo bello en el seno de la sombra y no tardaron en utilizar la sombra para obtener efectos estéticos.”

El Elogio de la Sombra - Casa Japonesa

 

  • “Lo bello no es una sustancia en sí sino tan sólo un dibujo de sombras, un juego de claroscuros producido por la yuxtaposición de diferentes sustancias. Así como una piedra fosforescente colocada en la oscuridad, emite una irradiación y expuesta a plena luz pierde toda su fascinación de joya preciosa, de igual manera…
la belleza pierde su existencia si se le suprimen los efectos de la sombra.”

El Elogio de la Sombra - Belleza

 

  • ”En Occidente, el más poderoso aliado de la belleza fue siempre la luz; en la estética tradicional japonesa…
lo esencial está en captar el enigma de la sombra.

El Elogio de la Sombra - Enigma de la sombra

 

  • “Un cofre, una bandeja de mesa baja, un anaquel de laca decorado con oro molido, pueden parecer llamativos, chillones, incluso vulgares, pero hagamos el siguiente experimento: dejemos el espacio que los rodea en una completa oscuridad, luego sustituyamos la luz eléctrica por una única lámpara de aceite o una vela y veremos inmediatamente que…
esos llamativos objetos cobran profundidad, sobriedad y densidad… e incitan al hombre a la ensoñación.

El Elogio de la Sombra - Llamativos objetos

 

  • ”Dicen que el papel es un invento de los chinos; sin embargo, lo único que nos inspira el papel de Occidente es la impresión de estar ante un material estrictamente utilitario, mientras que solo hay que ver la textura de un papel de China o de Japón para sentir un calorcillo que nos reconforta el corazón. A igual blancura, la de un papel de Occidente difiere por naturaleza de la de un hosho o un papel blanco de China…
Los rayos luminosos parecen rebotar en la superficie del papel occidental, mientras que la del hosho o del papel de China, similar a la aterciopelada superficie de la primera nieve, los absorbe blandamente. ”

El Elogio de la Sombra - Papel

 

  • ” En realidad, la belleza de una habitación japonesa, producida únicamente por un juego sobre el grado de opacidad de la sombra…
 no necesita ningún accesorio.

El Elogio de la Sombra - Sobriedad

 

  • “¿Cuál puede ser el origen de una diferencia tan radical en los gustos? Mirándolo bien, como los orientales intentamos adaptarnos a los límites que nos son impuestos, siempre nos hemos conformado con nuestra condición presente; no experimentamos, por lo tanto, ninguna repulsión hacia lo oscuro; nos resignamos a ello como a algo inevitable…
que la luz es pobre, ¡pues que lo sea!, es más, nos hundimos con deleite en las tinieblas y les encontramos una belleza muy particular.”

El Elogio de la Sombra - Luz pobre

 

  • “Los occidentales se asombran de la sencillez de las habitaciones japonesas, no viendo en ellas más que paredes cenicientas desprovistas de adornos. La reacción es comprensible pero…
 revela la incapacidad de comprender el misterio de las sombras.

El Elogio de la Sombra - Misterio de las sombras

 

  • “Una laca decorada con oro molido no está hecha para ser vista una sola vez en un lugar iluminado, sino para ser adivinada en un lugar oscuro, en medio de una luz difusa que va revelando uno u otro detalle, de tal manera que…
la mayor parte de su suntuoso decorado, constantemente oculto en la sombra, suscita resonancias inexpresables.

El Elogio de la Sombra - Resonancias inexplicables

 

  • “Algunos dirán que la falaz belleza creada por la penumbra no es la belleza auténtica. No obstante, nosotros los orientales…
creamos belleza haciendo nacer sombras en lugares que en sí mismos son insignificantes.

El Elogio de la Sombra - Sombras en lugares insignificantes

Acerca del autor /

Lightroom es una plataforma digital enfocada en la difusión y promoción la cultura de la luz y la actualidad del mundo de la iluminación.

Deja tu comentario