¿Sabías que existen normas que establecen los niveles mínimos de iluminación?

Pues así es. Para poder realizar la mayoría de nuestras actividades utilizamos el sentido de la vista y para poder estimular este sentido es necesaria la luz.

Pero ¿Cuánta luz necesitamos?

Esto depende de diversos factores como la sensibilidad de cada individuo ante la luz, que puede variar por condiciones genéticas, enfermedades, padecimientos o incluso la edad. Sin embargo, existen algunos parámetros comunes válidos para la mayoría de las personas que pueden ser utilizados para establecer normas y regulaciones.

6853171384_21f3c2750d_k

Las normas relacionadas con los niveles de iluminación buscan procurar la seguridad y eficacia de las actividades laborales y están directamente ligadas a un tipo de espacio específico, así es que la norma señala los niveles de iluminación dependiendo del uso y las actividades que se realicen en el mismo.

Las normas referentes a la iluminación procuran la seguridad y eficacia de nuestras actividades.

Los niveles de iluminación que se marcan en una norma siempre serán los mínimos indispensables, o sea que se pueden rebasar, pero no pueden estar por debajo de este límite. Se utiliza el lux (lx) como unidad para comparar las magnitudes establecidas en la norma contra las lecturas tomadas en cada sitio.

¿Y qué es un lux?

Un lux es la unidad derivada del Sistema Internacional de Unidades que equivale a 1 lumen por metro cuadrado (lm/m2), aquí hay algunas sencillas referencias para entenderlo mejor.

Un lux es, más o menos, la cantidad de luz que puedes percibir en una noche de luna llena en las latitudes tropicales; una milésima parte de un lux, se aproxima a la luz que nos llega del cielo nocturno durante luna nueva con el cielo despejado, es decir, solo con la luz de las estrellas. La luz del Sol durante un día despejado puede llegar alrededor de los 100 000 luxes, ¡cien mil veces la luz que nos llega de la Luna!

Probablemente tengas la experiencia de haber estado en alguna de esas condiciones lumínicas, así es que lo puedes tomar como referencia para entender lo que nos dice una norma.

En este caso mencionaré la NOM 025 de la Secretaría del trabajo y previsión social sobre condiciones de iluminación en los centros de trabajo, que trata de proveer un espacio seguro y saludable. La norma establece las definiciones necesarias para entenderla así como las condiciones de iluminación, las obligaciones de patrones y trabajadores, las formas y métodos de evaluación, y hasta la forma de presentar el reporte del estudio.14663976967_93fcfdb472_b

En dicha norma hay una parte dedicada a los niveles de iluminación para las tareas visuales y áreas de trabajo en donde se muestra una tabla que relaciona tres campos diferentes: tareas visuales, áreas de trabajo y niveles de iluminación.9091196227_910a860e6a_k

 

El nivel más bajo (20lx) es indicado para patios y estacionamientos exteriores, mientras que el nivel mayor (2000lx) es indicado para áreas de precisión en donde se realizan tareas exactas y prolongadas o tareas visuales de bajo contraste y pequeñas dimensiones. Sin embargo, no es común encontrar espacios que requieran de un nivel de iluminación tan alto, de hecho, un estudio de televisión promedio tiene unos 1000 lx y solo se requiere la décima parte (100 lx) para las circulaciones interiores.

Por su parte, 2000lx representan apenas el 2% de los 100,000lx que se pueden apreciarse durante un día despejado, tal vez no parezca una magnitud tan grande, pero se requiere de una gran cantidad de energía para llegar a este nivel de iluminación.

La NOM no es la única norma vigente en México, también existen las Normas técnicas complementarias del Reglamento de construcciones del Distrito Federal,  que establece los niveles de iluminación artificial para diferentes espacios. En este caso la clasificación se hace sobre la tipología de proyecto y es más específica. Incluye niveles de iluminación para espacios particulares como circulaciones, áreas generales o iluminación de emergencia. Resultan bastante útiles como guía y para justificar un proyecto de iluminación.

Les dejo los links para que puedan revisarlas si están interesados en consultarlas y estudiarlas.

NOM 025  http://www.stps.gob.mx/bp/secciones/dgsst/normatividad/normas/Nom-025.pdf

RCDF (Normas Técnicas)  http://cgservicios.df.gob.mx/prontuario/vigente/r406001.pdf

Marcos Martínez

Marcos Martínez

Arquitecto inmerso en el mundo de la luz y la iluminación arquitectónica con experiencia en diferentes tipos de proyectos desde 2009.
Curioso por el fenómeno de la luz desde la primera vez que tuve chance de espiar a la luna con un telescopio.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *