Arriba

Luz y Calor | Carga térmica

5.21k

Yo era muy joven cuando aprendí que hay que dejar enfriar un rato una lámpara incandescente antes de tomarla firmemente para desenroscarla y poder cambiarla. Después me contaron en la escuela que solamente un 10% de la energía eléctrica que consume, se transforma en luz y el resto se pierde en forma de calor. Parecía que la luz y el calor están siempre relacionados.A19

El filamento de tungsteno de una lámpara incandescente alcanza temperaturas mayores a 2500°C para poder producir luz blanca con una temperatura de color de 2700 K, y necesita estar aislado de oxigeno para evitar producir combustión, por eso es necesario el bulbo de vidrio con algún gas inerte.

El filamento es de tungsteno por ser un material con un punto de fusión mayor a los 3400°C, de hecho, es el elemento químico con el punto de ebullición más alto conocido a 5555°C.

Para darnos una idea de la magnitud de calor que esto implica, podemos compararlo con el hierro, que es el principal elemento que compone al acero, con una temperatura de fusión de 1535°C y un punto de ebullición de 2750°C.

Pero una gran carga térmica implica tener cuidado con aspectos como la seguridad o el ahorro energético.

En cuanto a la seguridad, se debe tener cuidado con los materiales que usamos en las instalaciones eléctricas, y por supuesto, con los materiales de los equipos de iluminación. Evitar el contacto directo con la fuente luminosa durante su funcionamiento es muy importante cuando se habla de luminarios que están en contacto directo con el usuario, como sucede con los luminarios empotrados en piso.

Lampara incandescente 2b copia

Acerca del ahorro energético, y además de la eficiencia luminosa de una lámpara, debemos considerar que la iluminación puede generar una carga térmica importante para el diseño de instalaciones de aire acondicionado.

El calor que produce una lámpara incandescente de 25W es similar a la carga térmica de una persona de 80 kg.

Así que utilizar fuentes luminosas más eficientes también ayuda a reducir el gasto de energía en los equipos de aire acondicionado.

Este es un punto a favor del LED, que es mucho más eficiente transformando electricidad en luz, comparado con la mayoría de las demás fuentes luminosas usadas actualmente.

Hay personas que piensan que el LED es una fuente luminosa fría y que no tiene emisión de calor, cuando en realidad, sí existe una carga térmica producida por los componentes electrónicos involucrados en el proceso, aunque generalmente no implica un riesgo para el usuario.

IPSALightroom2

La cantidad de calor que produce una lámpara LED A19, el mismo formato de una lámpara incandescente común, es muy variable porque depende de dos cosas: la potencia, es decir la cantidad de watts que consume; y su difusor térmico, que es el medio por el cual se expulsa el calor.

Esta es una diferencia importante cuando se elige una lámpara LED, ya que los componentes electrónicos pueden llegar a fallar si la carga térmica no es despedida de forma eficiente. Demasiado calor lleva a reducir la vida útil de la misma y a hacer menos eficiente el flujo luminoso.

La evolución en la tecnología nos lleva a tener una vida cada vez más segura y cada vez será menos probable que un niño se queme la mano tratando de cambiar una lámpara en su habitación.

IPSALightroom

Aquí te dejamos la liga a la página de IPSA, una empresa especializada en iluminación LED bien diseñada.

 

Fotografía:

I have an idea @ home. Julian Santacruz © CC – (ful1to en Flickr.com) 2009

Acerca del autor /

Lightroom es una plataforma digital enfocada en la difusión y promoción la cultura de la luz y la actualidad del mundo de la iluminación.

Deja tu comentario